Sudeste Asiático 2015. Conociendo otro mundo

Asia parece ser parte de otro mundo. Los lugares que visité fueron increíbles y creo que me atrevo a decir que ha sido el mejor viaje de mi vida. Conocí gente que hasta el día de hoy sigo visitando y considero mis amigos. Al empezar mi viaje, debo confesar que estaba muerta de susto. en el avión tiritaba y no podía dormir porque iba a este mundo completamente distinto sola (y se rumoreaba peligroso). En teoría iba a hacer este viaje con mi ex novio, pero de un momento a otro los planes cambiaron y tenía que adecuarme a la nueva realidad. Por primera vez iba a un viaje sin itinerario. Solo sabía que me iba a encontrar en algún punto con un grupo de chilenas que también iban a viajar por los países en los que quería estar. Llegué a Puket, Tailandia y por supuesto todo era muy difícil de entender y la gente te "ataca" para que te vayas con ellos en sus taxis o Tuk Tuk, Decidí irme directamente a Railey una de las playas cerca de Puket. En el "puerto" unas alemanas me piden mi Lonely Planet porque no sabían que hacer.. me llamó la atención, ¿Cómo no saben dónde ir? Y me di cuenta que yo estaba en las mismas, lo cual me sorprendió y me dio risa a la vez. Finalmente decidimos (estando en el ferry) de irnos juntas. Esa sensación de sentirme libre y de que nadie me amarraba a un itinerario,me hizo sentir extremadamente bien y que puedo tomar las decisiones que yo quiera. Llegué a la conclusión de que no siempre los itinerarios son los mejores, ya que gracias a este cambio conocí no solo a las alemanas muy buena onda, sino que también a una colombiana que nos llevamos increíble y que hasta el día de hoy seguimos hablando y que viajamos juntas hasta encontrarme con las chilenas. No me quiero alargar en esta parte, pero solo voy a decir que conocí a grandes amigas acá, que las aprendí a querer mucho, a pesar de que eramos distintas.

 

Nos separamos por un tiempo chico ya que ellas llegaron después por lo que iban a visitar lugares en los que yo ya había estado.Es aquí cuando dejé de ser la niñita miedosa y empecé a atreverme a hacer cosas que antes me estresaban mucho, como ir a un lugar poco turista en Tailandia que no tenía mucha información de cómo era y menos dónde dormir. Llegué sin problemas y decidí de arrendar un scooter para recorrer la isla; obviamente me caí (como muchos turistas más) y terminé en el hospital. Me terminaron cortando la piel sin anestesia... esos momentos que lo único que quieres es a tu mamá, pero decidí ser valiente y seguir recorriendo. Fui muy afortunada, la herida no se me infectó, incluso después de haber ido a curaciones en pequeños ambulatorios con perros y gatos paseándose por entre los materiales de limpieza. 

Nos juntamos nuevamente con las chilenas y para mi gusto nos fuimos a uno de los mejores lugares en Asia; Indonesia. Un país precioso y con gente muy amable y sencilla. Cumplí otro de mis grandes sueños; bucear. Me llamó muchísimo la atención cuando estábamos en un restaurante en las Gilli Island que un camarero se puso a llorar porque no nos gustó la "sangría" que nos llevó, que la verdad era intomable, y quisimos devolverla. No entendimos porqué se puso así y nos comentó muy atemorizado que su jefe se la iba a cobrar y era su salario de todo un mes trabajando ahí. Son esos momentos en que valoras lo que tus padres te entregaron. Por fortuna yo tuve suerte y mis padres me lograron pagar una educación y a pesar de que vivo en Latinoamérica tengo la oportunidad de trabajar en un empleo donde me paguen decentemente y no abusen de mi. En estas situaciones empiezas a abrir los ojos y conocer cómo viven otras personas, que por mucho que aparezcan casos así en las noticias, no lo ves de verdad hasta que lo tienes frente a tí. Me arrepiento mucho de no haber hecho algún voluntariado alla, hay muchos.Ahora es parte de cosas que tengo que hacer. 

Luego de dos meses aproximadamente me separé de las chilenas y me fui a viajar con un grupo de australianos e ingleses. Completamente distinto a lo que había estado acostumbrada; son culturas muy distintas y sí, es verdad que a veces me sentía bicho raro a pesar que todos fueron siempre muy buena onda y acogedores. Con uno de los australianos fui a viajar a Myanmar que es uno de los países más impactantes e increíbles. Inle Lake, Bagan y hasta Yangón son lugares que simplemente te da escalofrío de lo espectacular que es. Por otra parte, no está tan explotado turísticamente hablando ya que fue una dictadura por muchos años y el país estaba cerrado para los extranjeros. Esto hace que puedas sentir y ver la real cultura del país más fácilmente. Terminé mi viaje con el final perfecto, el atardecer viendo los templos en Bagan. Fue un momento infinitamente mágico, en un lugar y con la compañía perfecta. Un viaje increíble, inolvidable y que repetiría un millón de veces. Lo que más me gustó es que me conocí a mi misma, que en realidad no soy una persona cobarde ni estructurada y el hecho de viajar sola y acompañada fue el mix perfecto para lograr descubrir a la real yo. 

Atardecer Bagan, Myanmar
Templos Bagan
Bagan
Amanecer Bagan
Inle Lake, tribu cuellos largos
Templos en Inle Lake, Myanmar
Casas Inle Lake
Cultivando en el lago
Pesca Inle Lake
Pescador
Foto para turistas
Paseo en bici por el lago
IMG_4690
Bote Taxi por Inle Lake
Inle Lake
Escarabajo
Yangon, Myanmar
Gran templo, Yangon
Calles de Yangón
Monje
Detalles templo Tailandés
Más detalles
Chiang Mai, Tailandia
Mercado flotante Bangkok, Tailandia
Buda blanco, Chiang Mai
Ayutthaya, Tailandia
Budas
Buda durmiendo
Angkor Watt, Camboya
Tomb Rider, Camboya
Vestidos típicos camboyanos
Templos en Angkor
Mi templo favorito
Budistas en el templo
Amanecer en el templo de Angkor
Calles de Siem Reap
Niños de Camboya
Siem Reap
Templo en Siem Reap
Postales de Vietnam
Ho Chi Min City, Vietnam
HAlong Bay, Vietnam
Túneles de Cuchi, Vietnam
Hoi An, Vietnam
Moderna Singapur
Penang
Campos de arroz en Bali, Indonesia
Templo de monos, Indonesia
Atardecer en Bali
Templo Chino en Penang, Malasia